Home La Finca Caballos de Paso Caballos de Paso en El Dátil
Caballos de Paso de Finca El Dátil  
Agrandar Tamaño Tamaño Original Reducir Tamaño
Imprimir Correo electrónico

Localizada en la localidad de El Tala, Salta, la Finca se dedica a la cría de Caballos Peruanos de Paso desde principios del siglo XX.

Lote de Yeguas Madre de Finca El Dátil
L
a cría de caballos Peruanos de Paso en la Finca El Dátil comenzó en el año 1920 con la importación de un primer padrillo del Perú, un zaino oscuro que fuera padre de una muy importante descendencia.
Posteriormente, razones de amistad y parentesco llevaron al intercambio de crías y servicios con los padrillos de Don Eduardo A. Paz, quien había importado dos ejemplares significativos, uno llamado El Pasamayo, y El Márquez el otro; estas cruzas dieron lugar a toda una descendencia de animales moros.

Cabe destacar que la Cría de Caballos de Eduardo Paz dio origen a numerosas yeguadas, como las de los Martínez Zavalía, Ruiz Riera y otras.

Con el tiempo fuimos incorporando nuevos padrillos, como el destacado hijo de Plácido, que fue comprado en Rosario de la Frontera al Sr. "Chino" Fernández y dio a sus hijos un gran brazo. Por su parte, el ingreso del hijo de Relincho Airoso nos dejó una excelente estructura ósea.

Debemos destacar la constante colaboración y asesoramiento del Dr. Armando Lovaglio de la Finca El Alamo en el proceso de cría. A él le compramos el padrillo premiado Tukanka Caramelo, ejemplar que sobre toda aquella base genética que ya teníamos supo darnos yeguas de un “piso”, es decir, una forma de andar, de carácter excepcional. Luego incorporamos como padrillo a Tukanka Mala Cara, hijo de Turmanyé. La Finca El Dátil es el socio número 128 de la AACCPP y el prefijo de sus caballos es Datileño - Datileña.

Consejo sobre los caballos

Aficionado:
“Cuando calces espuela, serás una generación más de a caballo; recuerda lo que dijo el Quijote: el cabalgar hace a algunos caballeros y a otros caballerizos; lo que te hará caballero será tu esfuerzo y tu buen proceder, no tu caballo. Desde la soberbia de tu montura, sé siempre sencillo.

Cuando sientas el paso llano bajo tu silla, acuérdate de que es un segundo latido de tu corazón en el cual fluye la sangre de la tradición y de la peruanidad.
Si algún día no tuvieras cabalgadura, guarda la criolla imagen del caballo de paso en tu mente y tu corazón.

Acrecienta y atesora celosamente la afición que te legaron, más celosamente que la silla, el jato y las espuelas de la familia.
Engríe con rudeza a tu caballo como a tus hijos; y castígalos con justicia y sin cólera cuando lo necesiten.

Cuando crezcan tus hijos y los hijos de tus hijos; háblales, aconséjalos y guíalos de la mano en esta singular y peruanísima afición.


Si se encuentra interesado en adquirir Caballos de Paso Peruano de la Finca El Dátil, contáctese directamente con nosotros.

 

Sitio realizado por estrategics.com (C) 2009